• Homenaje flamenco a La Macarrona

    ARAT 400 años de Flamenco

  • Soleá por Bulerías

    Nominada a los premios MAX 2017 Mejor elenco de danza y mejor vestuario

  • Homenaje a Antonio el Bailarín

    La historia del Flamenco desde su nacimiento a nuestros días

Tangos flamencos

¿Por qué Arat?

Si hay alguna danza española que tiene su propia idiosincrasia en la historia de la danza española, ésta es el flamenco. Tanto es así que en el año 2010, la UNESCO lo declara “Patrimonio Cultural inmaterial de la humanidad”, en cuya resolución afirma:

“El flamenco está hondamente arraigado en la comunidad que lo practica, fortalece su identidad y se transmite sin interrupción de generación en generación.”

La palabra “flamenco” referida al género artístico se remonta a mediados del siglo XIX. Sin embargo su origen etimológico - así como pasa con los orígenes del arte propiamente - son desconocidos. La corriente más aceptada hoy en día es la corriente del origen gitano-morisco, la cual sitúa el origen de este arte en la baja Andalucía como fusión de las culturas gitana, morisca, andaluza, judío sefardí y cristianos mozárabes.

Según esta teoría, el origen de la palabra “flamenco” es la expresión árabe Fellah-mangú que significa “campesino sin tierra”, la cual hace una clara referencia a las culturas “marginadas” por la sociedad de entonces: morisca y gitana.

La compañía de Sangre y Raza a través de nuestros estudios sobre el flamenco tomamos esta teoría como referente para desarrollar nuestro espectáculo, y así lo bautizamos como “ARAT” termino caló que significa el ser, la existencia y la sangre, y el subtítulo “de Fellah-Mangú a Flamenco”, alude a este origen de nuestro baile.

solea por bulerías

La Obra

Arat, un espectáculo de flamenco que lleva al espectador a descubrir el atractivo mundo de este arte a través de diferentes escenas y de algunos de los grandes personajes de esta danza. Camarón, Lola Flores, Estrella Morente, “ “La Niña de los Peines”... Cantaores de todas las épocas acompañados de la magia de la guitarra flamenca así como el resto de instrumentos que les arropan, creando unos espacios sonoros que transportarán al espectador a la Granada morisca, a las corralas flamencas o a los primeros tablaos para acabar con el estilo de los grandes teatros que recogen las más modernas producciones de danza de nuestro siglo.

Las coreografías de Juan Manuel Prieto junto con la colaboración de Juan Carlos Avecilla, irán mostrándonos escenas con gran movimiento escénico en las que los 13 bailarines del elenco alternarán su baile con escenas de solo y bailes de pareja que homenajearán a grandes figuras del flamenco como Lola Flores, Antonio “el Bailarín”, o Antonio Gades siempre iluminados por el efectista Carlos Fajardo, que creará espacios escénicos únicos que transportan al espectador allí donde el flamenco le lleva, y todo ello acompañado del exquisito y espectacular vestuario de Carmen Granell que buscará emular la estampa original de estos épocas y personajes con su peculiar y elegante visión del vestuario para danza.

  • Farruca flamenca
  • Gitanas Moras
  • Zambra Gitana

Sinopsis

Para poder comprender y entender el flamenco, nos situamos primero en la actualidad. Así, a través de una farruca en baile grupal apreciaremos cuales son las corrientes actuales de este arte, no sólo en los bailes sino en la imagen que lo envuelve, transportándonos a continuación con un salto temporal y recreado a modo de flash-back cinematográfico a la Granada cristiana y morisca del siglo XVII, donde surge este arte como mezcla de las culturas y tradiciones gitanas y moriscas en sus famosas cuevas del Sacromonte.

Una llamada a la oración dará paso entonces a las casi desaparecidas zambras moras, un baile de mujeres que en la intimidad de la cueva, practicaban sin calzado antes de una boda. A partir de entonces, a través de introducciones sonoras iremos recorriendo los distintos siglos mostrando los palos más característicos que fueron surgiendo, así como recreando los espacios donde se bailaba, y la iluminación que se utilizaba, el espacio sonoro que los envolvía y las texturas de los trajes que se utilizaban.

Así vamos a ver los famosos bailes del Candil del siglo XVIII a través de un fandango, la aparición de las primeras batas de cola en los cafés cantantes de finales del siglo XIX y principios del XX recreando y haciendo un homenaje a “La Macarrona”; la inclusión del flamenco en los teatros, con las famosas óperas flamencas de los años 40 y la aparición entonces de las batas de cola tal y como hoy las reconocemos; elflamenco que emigró porla postguerra y como entonces se mezcla con otros ritmos dando forma a palos como la Guajira; o como el flamenco se dio a conocer en el mundo entero a través del cine, recreando un rodaje de los años 50 de una de las artistas más importantes y reconocida mundialmente: Lola Flores y su “Lerele”.

La Macarrona - Primeras batas de cola

Ya en los años 60 el flamenco, con la importancia que ha adquirido en los últimos años, pasa a representarse en los grandes teatros del mundo. A partir de estos años, recreamos los palos más famosos, siempre en un escenario, donde vamos a ver como la iluminación y la tecnología va evolucionando y ayudando a la representación más dramática del baile y la puesta en escena de este arte.

Durante esta etapa, desde los años 50 hasta el siglo XXI, reconoceremos a los grandes bailarines, cantantes y músicos que lo han convertido en lo que es hoy: Antonio Ruíz Soler “el Bailarín” y su famosa capa y sombrero en una Caña, Camarón y Paco de Lucía en las Alegrías del puerto de Santa María, y Antonio Gades con su pareja artística Cristina Hoyos en una farruca muy estilizada; llegamos entonces a la democracia española donde un popurrí de bailes grupales por tangos y bulerías nos van a acercar al flamenco más moderno de esta etapa: Enrique Morente, Estrella Morente, Niña Pastori, Miguel Poveda y David Palomar serán los grandes músicos que oiremos.

Homenajes a figuras de la danza española como Lola Flores, Antonio el Bailarín o Antonio Gades

Llegamos así al siglo XXI, donde una parte del flamenco empieza a tomar una corriente más social y dramática. Con esto veremos una nana, la "Nana del Caballo Grande" de India Martínez y con letra de Federico García Lorca, que nos habla sobre el maltrato a la mujer, para desembocar en una soleá por bulerías grupal con un estilo más actual, lleno de matices y movimientos coreográficos que dan sello a las creaciones de nuestro coreógrafo, terminado esta en los últimos compases de la primera farruca que vimos, cerrando así el ciclo histórico.

Escenas

Esta coreografía representa lo que somos en la actualidad. Una farruca con tintes musicales árabes es bailada por toda la compañía en escena con un marcado acento estilizado, más propio del siglo XXI.
Las siluetas de los bailarines que portan candiles forman figuras geométricas, danzando una pieza árabe como símbolo del origen del flamenco.
Una zambra, cuyos órigenes se cree que son la evolución de las danzas moriscas, bailada en las cuevas del famoso barrio, con instrumentación de la época, pies descalzos y faldas con amplios pliegues que se hacen flotar en el aire.
Entramos ya en el principio del flamenco más popular, en los patios de las casas andaluzas. Escenas totalmente ritualizadas donde el folclore da paso a danzas más flamencas y boleras.
El flamenco se acerca al público de las ciudades y se trasforma en arte escénico. Nace entonces la bata de cola. Esta escena representa ese momento, ese lugar, inspirándonos en la famosa “La Macarrona” bailando las “Seguiriyas de Silverio”
Con el cierre de los cafés cantantes, el flamenco pasa a representarse en los pequeños teatros, con imágenes más grupales y principios de dibujos coreográficos como representamos con unas soleares de “La Niña de los Peines”.
Federico García Lorca puede considerarse el gran defensor del flamenco y del pueblo gitano y su asesinato, una gran perdida para la raza. Esta escena representa esa tristeza con un baile de los llamados “libres”.
Con la posguerra muchos artistas tuvieron que emigrar, comenzando así la internalización del flamenco y su fusión con ritmos y folclore de otros países. Una guajira de “La Niña de la Puebla” nos representa esta escena, con las famosas batas de cola que tanto furor causaban en el extranjero.

Coreógrafo: J.C. Avecilla

Lola Flores fue una de las imágenes más carismáticas del flamenco como cultura. Con su mundialmente conocido “El Lerele” mostramos cómo su figura subió al estrellato en el cine.
Antonio Ruíz Soler fue el padre de la Danza Española, en lo que a la danza del hombre se refiere. Con esta caña rendimos un homenaje a tan grande figura, pilar básico de inspiración para nuestro coreógrafo.
Puesto que el flamenco no es sólo baile, sino que viene del cante y del toque, aquí rendimos un homenaje a 2 grandes figuras: Camarón de la Isla y Paco de Lucía, en unas alegrías compuesta al Puerto de Santa María

Coreógrafo: J. C. Avecilla.

Otras de las grandes figuras, junto con Antonio “El bailarín”, es Antonio Gades. Juntos firmaron las bases de la Escuela. Con esta farruca mostraremos un Gades que evoluciona para crear un flamenco que sabe nutrirse del ballet clásico y la danza contemporánea, junto a su pareja artística: Cristina Hoyos.
En este popurrí mostraremos como el flamenco experimenta una evolución muy amplia y veloz mezclándose con las innovaciones técnicas que el mundo escénico le ofrece. Nace así el flamenco que hoy conocemos y muchas de sus grandes figuras: Paco de Lucía, la Familia Morente, Joaquín Cortés, Miguel Poveda, Sara Baras, David Palomar...
Una de las nuevas corrientes del Flamenco y la Danza es incorporar al baile una carga dramática y social. Con esta nana de India Martínez, con textos de Lorca, nos adentramos a la problemática actual de la violencia de género.
Tras el repaso a la historia del flamenco y nuestras fuentes de inspiración, esta coreografía grupal resume lo que somos como compañía, cerrando el espectáculo con una pieza llena de movimientos y figuras que tratan de mantener al público expectante hasta el final.

Coreógrafos: J.M.Prieto y J.C. Avecilla.